El SEM, o los Enlaces Patrocinados, es una forma de realizar publicidad en Internet cuyo foco estuvo puesto en un principio en los buscadores, permitiendo publicitar en las páginas de resultados de las búsquedas elegidas, y que se amplió gracias a la publicidad contextual a realizarlo en otros sitios de contenidos relacionados.

La particularidad de este sistema publicitario estriba en que se paga sólo cuando un usuario hace un clic en la publicidad (a partir de lo cual accede a una landing que el auspiciante pone como destino) y no cada vez que el anuncio se imprime. Este sistema se denomina Pay-per-clic y permite optimizar tanto el público al que va dirigido como la inversión, obteniéndose gracias a ambos mejores resultados; quienes publicitan sólo invierten lo que consideran oportuno según sus medios y objetivos, definiendo incluso el período de tiempo que deseen hacerlo.

Durante el transcurso de una campaña se pueden medir los resultados prácticamente en tiempo real, teniendo como parámetro el número de visitas recibidas al sitio web,  el número de ventas realizadas u otro factor que implique para el anunciante una conversión. De esta forma, se puede hacer un seguimiento de la rentabilidad del dinero invertido, pudiéndose realizar tantos cambios y correcciones como consideren necesarios para optimizar al máximo la inversión publicitaria.

La implementación de campañas con Enlaces Patrocinados permite obtener resultados de un momento para otro, ya que con sólo activar la campaña se comenzará a obtener tráfico. Esto es a su vez un arma de doble filo: todo irá de maravillas mientras haya dinero en la cuenta, cuando no lo haya todo el tráfico proveniente de esta fuente desaparecerá.

Menú