Latas de cerveza, estampillas, comics, todo es coleccionable, incluso los fans de Facebook. La glotonería de las marcas, obsesionadas con reclutar seguidores, han creado un nuevo monstruo, un ente virtual que no hace más que sumar otro dígito al número de Me gusta en las páginas de Facebook.

Son innumerables las acciones que se realizan con el fin ulterior de hacer crecer dicha cifra. Hasta los mismos publicistas miden el éxito de sus campañas basándose en este místico número. Pero, ¿y luego, qué? Luego, nada.

Facebook es el boliche de moda en el que todos quieren estar. Las empresas compiten por subirse a la tarima pero, una vez arriba y teniendo la atención de la gente, no saben qué hacer.

Este afán por los fans obnubila los verdaderos objetivos que una marca debería perseguir. Hay que abandonar el narcisismo de competir por aparecer en el Top 10 de páginas con más seguidores de una vez por todas. Los fans no son simples ovejas de un rebaño.

Es cierto que tener una gran cantidad de seguidores no resulta en vano, pues ayuda a ganar visibilidad en los muros de los fans. Pero es necesario saber que cuando se realizan acciones o concursos para ganar seguidores, se corre el riesgo de llenarse de fan-tasmas.

¿Pero a quiénes denominamos fan-tasmas? El fan-tasma es el fan que no realiza un aporte real y significativo al crecimiento de la marca. Pueden ser perfiles falsos, personas que se apoyan mutuamente para ganar concursos o simplemente gente real que vota a sus amigos pero que no tiene interés alguno en la marca.

Es importante aprender a diferenciar a estos espectros de las personas reales. Una herramienta básica que permite una primera distinción son las estadísticas de Facebook. De esta manera se pueden observar, a modo de ejemplo, las variables demográficas y etarias para determinar si nuestros fans viven en las zonas donde la empresa comercializa sus productos y servicios y si la edad de los mismos es la del público objetivo.

Un verdadero fan sigue a una marca porque ésta le presenta contenido de interés y genera una verdadera interacción. Así que, si tu FanPage se llena de fan-tasmas y te falta contenido, ¿a quién vas a llamar?

Menú